Enrique Juan, pte. del PRO: “Cuando un gobierno no escucha, hay un sector que se visibiliza de esta manera”

Entrevista con el dirigente macrista sobre política, oficialismo, oposición y cuarentena a nivel nacional y provincial. “Pasaron 9 meses de gestión y se siguen haciendo comparaciones. Ante una declaración antipática, se responde con otra declaración antipática del frente”, advirtió Juan.

El actual presidente del PRO La Pampa, Enrique Juan, era un hombre vinculado a las telecomunicaciones sin ningún tipo interés político hasta el 2013. Nació en Tres Arroyos pero se radicó con su esposa en Santa Rosa desde donde alquiló campos e inició proyectos productivos. Al caer el valor de la hacienda se metió en el rubro de los servicios agropecuarios, y por esas casualidades le alquiló una propiedad a Carlos Mac Allister. Un día, mientras estaba en un campo de La Araña, un amigo que tenían en común lo llamó y le ofreció ser parte del espacio que el “Colo” estaba armando. Siete años después, Mac Allister abandonó la política y Juan, tras haber sido titular del Pami, fue nombrado presidente de su partido.

Enrique Juan es un cuadro clásico del PRO: volcado al sector agropecuario, viene por fuera de la política y en su discurso se muestra preocupado por la “transparencia de la administración pública”. Se opuso a la llamada “liberación de los presos” (click), al intento de expropiación de Vicentin y, ahora, a la reforma judicial. Insiste con el diálogo, propone salir de la cuarentena y volver a la actividad normal con medidas preventivas (distanciamiento y barbijos); pero, sobre todas las cosas, sostiene que al Estado se le debe inyectar la lógica de una empresa privada para que sea eficiente: “Veía que esta es una provincia de pocos habitantes y de gran territorio, entonces decía ‘cómo no tener una provincia estrella en infraestructura, en producción‘. Entonces, con la experiencia de haber estado en empresas de telecomunicaciones, y haber intentado distintos negocios (tuvo comercios), me dije ‘ese aporte lo podemos volcar al Estado’, para que se trabaje coordinado con el privado, porque en el Estado uno tiene un funcionamiento regido por la burocracia que hace a las decisiones más lentas y a veces caen en cuestiones de ineficiencia“.

-Cambiemos ya tuvo su experiencia de gestión, y al parecer no trasladó esas premisa del privado al Estado para que haya eficiencia y producción… ¿Cambió tu pensamiento con respecto a eso, se dio cuenta que la cuestión era un poco más compleja?

No, es verdad, miles de errores tuvo Cambiemos en la gestión. Y hay cosas que se hicieron muy bien también. Yo creo que ninguna de las posturas absolutas es buena. Eso es lo que aprendí. Para poder modificar el Estado, tenés que haber trabajado ahí. Pero para tener las premisas y la noción de lo que es el mercado privado, necesitás haber estado en lo privado. Entonces un buen equilibrio es haber estado en los dos frentes. El que siempre estuvo en el Estado no llega a entender. El ser humano tiene esto de que hasta que no te pasa no se internalizan estas cuestiones. Haber estado al frente del PAMI me dio otra mirada.

-¿Y ahora qué mirada tiene?

Y ahora yo creo que uno debe tener un timing para con las premisas que se tienen en la gestión primada, y entender que el Estado tiene otros tiempos, y que necesita otros pasos. La burocracia también es sana. Pero es necesario hacerlo más eficiente.

-Dijo que Cambiemos tuvo miles de errores, nombreme algunos.

Creo que tiene que ver con miradas demasiado técnicas y específicas, sin prestar atención al impacto en todas las variables.

-Es decir, ¿falta de política?

Puede ser. Falta de experiencia también. Vos fíjate que si miramos en la democracia, en 70 años el peronismo de una y otra manera estuvo gobernando, y esa experiencia es válida y Cambiemos estuvo un periodo gobernado, y el único que terminó un periodo completo

-¿A qué le atribuye eso?

¿Qué cosa?

-Que Cambiemos haya sido el único que terminó, y que no fue reelegido.

No sé si hay alguna cuestión… porque en definitiva a los gobiernos los elige la ciudadanía… y la evolución de la sociedad fue llevando a que eligieran una opción, y después los movimientos populares presionaran para que no terminara uno, el movimiento sindical, las calles, fueron marcando los rumbos de los gobiernos. Por eso creo que el que está en el gobierno debe escuchar todas las partes. No es mejor un gobierno por acostarse sobre una determinado sector o clase, y descuidar otro. El mejor gobierno es el que logra que todos vivamos bien. No es una política hacia los más necesitados olvidando a la clase media. No, es la clase media y el más necesitado. Por otra parte necesitas a los inversores externos.

-Lo llevo a la actualidad, ¿qué reflexión hace respecto al momento que se está viviendo?

Es una situación bastante compleja. Lo que veo desde el oficialismo es que escucha poco, que es una de los errores que cometen los gobiernos, y algo de eso sucedió también en la gestión nuestra, en donde se focaliza en un solo aspecto. Llevamos una cuaretena que es la más larga del mundo, y es como poner un freno a una vida, priorizando una variable que es muy importante (la salud) pero que necesita de otras.

-¿Propondría que vuelva la actividad antes de lo que era la pandemia?

Yo creo que todos vamos aprendiendo. Por ejemplo los barbijos hay que seguir teniendo, y tener un protocolo para todas las actividades. Leía un informe que el contagio en los aviones es 1 de cada 7.000, entonces ¿vale la pena tener parado el transito aéreo con un índice tan bajo? Para eso necesitamos diálogo.

Está bueno tener al sector de salud, pero también a los empresarios, la familia, la educación”

-¿Piensa que la gente debe seguir manifestándose en las calles en este momento?

Yo creo en la ciudadanía no inducida, sino espontánea, y juntándose personas que tienen un mismo interés, es lo que ha llevado a estas marchas, primero por la liberación de los presos, después oponiéndose a un avance a la propiedad privada, y por último en desacuerdo con la reforma judicial. Cuando un gobierno no escucha los distintos sectores, hay un sector que se visibiliza de esta manera. Es una cuestión de evolución. Antes era impensado esto.

-¿Incluso en estos momentos, donde se ha demostrado que muchos de los contagios se han dado en estas manifestaciones? ¿Cuál es el límite de esa libertad que dice defender Cambiemos cuando justamente hay un escenario en el que la salud corre riesgo?

Por eso creo que se han ido teniendo precauciones y protocolos. Y es difícil demostrar dónde y cuándo se han dado los contagios. En La Pampa no ha habido casos de contagios en las marchas.

-¿Qué cosas hubiera hecho distinta el gobierno de Cambiemos en un escenario como este?

Yo hubiera sentado a los distintos actores en una misma mesa. Está bueno tener al sector de salud, pero también a los empresarios, la familia, la educación. El tema social es muy importante, y hay muchos problemas que se desprenden ante una medida tan fuerte como el aislamiento social. Hay muchas familias que sintieron este impacto. Muchos psicólogos hablan de las depresiones ante la falta de socialización.

-Le consulto por éstas últimas declaraciones suyas, cuando dijo que el presidente debe callarse la boca, ¿no es un poco antidemocrático teniendo en cuenta que está haciendo hincapié en el diálogo?

Tiene que ver con decir “cómo hacer para que alguien escuche”. Porque si se habla de terminar con una grieta, de una Argentina unida, cómo vas a comparar en cada acto criticar a la gestión anterior. Ya pasaron 9 meses de gestión y seguís haciendo comparaciones que no suman, sino todo lo contrario, que generan antipatías… ante una declaración antipática se responde con otra declaración antipática del frente.

-Es un poco la dinámica que ha establecido el gobierno anterior también, ¿no?

Sí, pero hay que cortar con eso. Hay que mirar hacia el futuro. Vos te sentás y ves el estado de situación y mirás para el futuro, sino te pasas toda la gestión hablando del anterior. Es más productivo sumar a partir de los puntos en común, porque si no no vamos a salir nunca, si nos quedamos criticando al pasado.

-Macri dijo que hay que cuidar la credibilidad de la palabra presidencial, ¿usted cree que está desgastada la palabra presidencial en general?

La insitucionalidad es fundamental, y creo que está desvalorizado. Se ha perdido el respeto. Te acordás en el Congreso que casi lo incendian, en ese diciembre que tiraban piedras desde la plaza. No hay un respeto de las instituciones. Los mismos representantes deben ser respetuosos entre sí. No pueden ir y manotearse y discutir. Esas cosas van limando la credibilidad de los políticos. Por eso el respeto es fundamental. En la medida que los dichos como el de Fernández a Macri sigan existiendo, no se va a valorizar la credibilidad presidencial.

Ante una declaración antipática se responde con otra declaración antipática del frente”

-Y esta cuestión de Macri que siendo el representante máximo de la oposición arengue a través de las redes sociales desde otro país, mientras Argentina vive una situación inédita en cuanto a la crisis social, económica y sanitaria, ¿qué le parece? ¿Desgasta la credibilidad?

Yo no sé si arengando es la palabra. Durante 6 meses no hubo palabra de Macri, y eso es lo sano. Es decir, no interferir hasta que un gobierno pueda tener su propio ritmo. Después él no tiene ninguna responsabilidad ni función específica por la cual estar acá. Entonces si tomó otra función en un organismo internacional…

-¿A usted lo representa Macri?

A mí me representan los valores que encarna el PRO, que tiene que ver con la cercanía, con poder llevar al ámbito público estas situaciones, de una manera transparente, que cualquiera pueda ver los pesos que administra el Estado, de manera eficiente, en la cual no se malgasta. No importa si es una persona u es otra.

-¿Patricia Bullrich?

Se verá en su momento.

-Las últimas declaraciones de Duhalde, ¿qué le parecen?

Bueno, son estas declaraciones de políticos históricos que salen con alguna declaración y vuelven a estar en todos los medios. La verdad que es preocupante, no es la primera vez que dice algo por el estilo. Es desatinado. Necesitamos defender la democracia todos más unidos que nunca.

Vos te sentás y ves el estado de situación y mirás para el futuro, sino te pasas toda la gestión hablando del anterior”

-¿Cómo ve al gobierno provincial?

Ha estado dentro del contexto pandémico. No se ve una clara estrategia de hacia dónde apunta, cuales son las prioridades. Es una situación atípica. Por ahora veo que han tratado de ir solucionando algunas cuestiones sanitarias.

-¿Y el manejo de la pandemia?

Fue muy alineado con las líneas que bajaron de nación. Creo que en lo que debemos insistir es en esto de la responsabilidad social. No tanto el control por sí mismo autoritario, sino en la concientización. No acusando a un sector u a otro.

-Como presidente del PRO, ¿cómo está conformada la oposición y qué alianzas pueden ir tejiendo?

Nosotros estamos con UNIR , el MID y el Mofepa. Estamos trabajado dentro de un esquema de Propuesta Federal. Es un espacio que tiene un acuerdo, desde hace mucho años. Y a nivel nacional Juntos por el Cambio sigue trabajando en forma conjunta. En La Pampa el radicalismo está en su bloque. Para las elecciones se establecerá en su momento el frente electoral que sea.

Se ha perdido el respeto”

-¿Quién es el que mayor proyección tiene?

La verdad que el espacio lo que busca es a tener la mayor cantidad de candidatos posibles. Hoy hablar de una persona es hasta imprudente de mi parte.

-¿Qué opina de Mac Allister, que perdió las elecciones y abandonó la política?

Él logró unir estos 4 frentes. Tuvo un desgaste personal inmenso. A partir de su participación del 2013 se metió de lleno y relegó su actividad privada. Y logró posicionar al espacio en varias localidades. Hizo un trabajo muy grande de la nada. Y ahora sintió que debía estar más con su familia. Y acompañar al espacio pero ya no siendo la punta, sino a las personas que quieran encabezar el espacio. No quiere el protagonismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos