Héctor Lara, Jefe de la Policía: “Si el policía está bien pago no tendría motivo que justifique un acto de corrupción”

Lara se refirió a la imagen que sobrevuela la policía bonaerense y destacó las fuerzas pampeanas: “Tenemos una policía honesta”. Consideró que se puede analizar la sindicalización y negó que haya habido “violencia institucional” durante la pandemia. Además, dijo estar ideológicamente “en el medio de Bullrich y Frederic”: “Ni mano dura ni blanda, una mano justa”. ¿Qué piensa de los últimos ministros de Seguridad? ¿Y de la posibilidad de que las fuerzas puedan dar un golpe de Estado? Las respuestas en esta extensa entrevista.

Tras la renuncia de Roberto Ayala, el 27 de junio asumió, en medio de la pandemia, Héctor Lara como Jefe de la Policía. Por la situación inédita de cuarentena y extremo control, su área recibió una serie de denuncias por maltrato y apremios ilegales que la oposición calificó como “violencia institucional”. “A veces molesta que a uno lo controlen permanentemente, y se producen roces. Hemos tenido denuncias por esos roces, que son catalogados como abusos. Yo digo que son denuncias, porque todavía no hay condenas”, dijo Lara en conversación con BIFE.

También, se refirió a la revuelta de la policía bonaerense y dijo que por un escenario de falta de diálogo se generaron las protestas. “Pero bueno, un poco lograron el propósito, de que se aumente el salario”, señaló.  Sobre los actos de corrupción, dijo que “si el policía está bien pago no tendría motivo que justifique un acto de corrupción”, aunque destacó la imagen de la policía pampeana: “Nos han felicitado por la policía honesta que tenemos”, y comparó los sueldos básicos de la bonaerense y de La Pampa: “Acá estamos en 52 mil pesos, mientras que allá dicen que están en 32 mil”.

Sobre la sindicalización manifestó que “hay que analizarlo” y que “si en otros países están sindicalizadas, acá también se puede dar”. Planteó, además, situaciones intermedias para negociar el sueldo, que se dan en otras provincias.  

Además, sostuvo que en el país no puede ocurrir un golpe de Estado perpetuado por las fuerzas de seguridad, y dio su opinión con respecto a los últimos ministros de Seguridad: “Tierno era de estar en todos lados. González una forma distinta, más de la política. Di Nápoli tiene un poco de las dos”.

Foto: Infopico.com

-¿Qué análisis hace de la situación que se vivió con la policía en Buenos Aires hace unas semanas?

Los reclamos son valederos… hay que destacar que esa policía es la más grande, tiene más de 90 mil efectivos. El hecho de que no haya sindicalización hace que un reclamo de ese tipo desemboque en lo que desembocó.

-¿Qué quiere decir?

Nadie tiene gremio, pero sí algunas provincias permiten que el jefe de policía pueda ir a la mesa de discusión salarial, como en una paritaria. En algunas provincias del sur se da esa situación, pero esa es una decisión de cada gobierno provincial.

-¿Qué otras opciones hay?

La otra situación también puede ser una mesa en el ministerio, y cada tanto que haya reuniones, para acercar al gobierno. Estos son pasos intermedios. Yo creo que el diálogo siempre es importante, dentro de la misma fuerza y para afuera también. Cuando eso no existe se produce este tipo de situaciones, como en el 2013. Acá en La Pampa en ese año se dio una situación previa y no se evaluó a tiempo.

-¿Usted justifica entonces las marchas de la policía con sus respectivos patrulleros y armas reglamentarias?

No, sostengo que haya armas y patrulleros no es la mejor forma de protestar. Porque eso es para dar seguridad a la población.

-¿Se podría haber dado un reclamo vestidos de civil?

Sí, por lo menos con el arma oculta. Pero bueno, un poco lograron el propósito, de que se aumente el salario.

Que haya armas y patrulleros no es la mejor forma de protestar”

-¿Fue legítimo entonces el reclamo de la policía?

Sí, la forma fue lo que no se tenía que haber dado así. La situación en la quinta de Olivos, por ejemplo. Fue una situación extorsiva… no sé si esa fue la intención pero en la práctica fue lo que sucedió.

-¿Cómo es la situación de la policía en el país? ¿Los sueldos, su seguridad? Si se lo compara con otros empleos, ¿en qué nivel se encuentra?

Por su situación riesgosa la policía tiene que tener un salario digno. Algunos se la asocia a actos de corrupción, yo creo que una policía bien paga no da lugar a esas conjeturas. Además, deben estar protegidos, con vehículos y chalecos. Algunas provincias están bien equipadas, otras no tanto. En Buenos Aires son muchos.

-¿La corrupción policial terminaría si se mejoran los sueldos?

Hay situaciones que se suelen dar igual, si el agente tiene la intención de no actuar bien lo puede hacer igual. En nuestra provincia la policía es honesta, comparativamente nos han felicitado como una policía honesta. Pero si el policía está bien pago no tendría motivo que justifique un acto de corrupción. Todo hecho de control es un caldo de cultivo para que se den situaciones de corrupción, aunque si el policía es honesto lo va a hacer muy bien. por ejemplo, si comparamos nuestros sueldos con provincia de Buenos Aires, un agente acá está en 52 mil pesos y uno de allá está en 34 mil pesos. Cada provincia tiene que manejar su presupuesto, su salario y todo lo que haga falta.

-¿Cómo es el caso nuestro?

Uno aspira a tener una policía ideal. Hay que tener en cuenta que hay entre 3 mil efectivos entre hombres y mujeres, 2600 activos, y 300 retirados pero convocados. Hemos tenido muy buena predisposición de la policía.

-¿El reclamo fue exclusivamente salarial, o también tuvo que ver con la propia dinámica de la policía, es decir, con la pirámide de jerarquía netamente verticalista, el maltrato de superiores?

Las fuerzas policiales por supuesto que son verticalistas. Siempre habrá jerarquía. Muchas veces se lo compara con las fuerzas militares. Lo que exige el policía es una rápida respuesta, porque a veces está en riesgo la vida de las personas. Los regímenes de trabajo son distintos a otras instituciones. Tiene que haber un orden interno. Acá ha cambiado mucho, los jefes estamos mucho más cerca. Antes hablar con el comisario era como hablar con el presidente. Hoy en día el acercamiento es mayor. Pero la bonaerense es otra historia.

Fue una situación extorsiva… no sé si esa fue la intención pero en la práctica fue lo que sucedió”

-¿Qué opina de ese régimen de entrenamiento de la policía? ¿Puede generar la violencia que desciende a la sociedad?

Cuando ingresé era muy parecido al régimen militar. Hoy es otra cosa. Hay un orden jerárquico y un manejo interno de saludo y uso del uniforme, pero la preparación es distinta. Hoy hombres y mujeres que ingresan desde el entrenamiento hasta las materias se han ido adaptando a los tiempos.

-Ante un hecho, ¿tiene más garantías un delincuente o un policía?

Yo creo que las leyes están escritas para todos. El policía si actúa correctamente y si está en defensa propia, va a ser tomado legalmente como es. También si tiene que reducir a la persona. Si uno lo hace bien, sin dañar a la otra persona, o si la tuviera que dañar, y está bien hecho, va a estar seguro legalmente. Por ahí se dice eso porque hay manifestaciones de que salen públicamente en defensa de un ciudadano. Los derechos están para todos. Después hay que ver cada hecho.

-¿Usted considera a los policías trabajadores?

Y sí, son trabajadores, lo que por ahí se plantea a diferencia de otros trabajadores… porque por ahí se dice que tiene que cumplir su horario como otro trabajador. Pero tal vez habría que tener más policías porque al estar las 24 horas de servicio se lo puede convocar cuando está de franco.

-¿Entonces deben sindicalizarse?

Hay que analizarlo muy bien, porque primero tiene que haber esa respuesta de parte del Estado, de que si se van 20 policías tiene que entrar otros 20.

-¿Es un debate que se viene?

Se puede dar.

El vicegobernador dijo que acá el debate se puede dar por la calidad de la policía…

Y bueno hay que ver entonces. Si se hace un paro, hay servicios que no puede dejar que se retrasen como en salud. Pero si en otros países están sindicalizadas las fuerzas, acá también se puede dar.

Sí hubo un policía o dos que cometieron un abuso, pero eso no es violencia institucional”

-¿Cómo considera que se comportó la policía pampeana durante la pandemia? ¿Cuáles fueron los mayores inconvenientes?

Fue una situación inédita. Nos llevó a acomodarnos a una función más de control, e incluso de meternos en los derechos de la ciudadanía, como es la libertad de tránsito; y a veces molesta que a uno lo controlen permanentemente, lo que produjo roces. Hemos tenido denuncias por esos roces, que son catalogados como abusos. Yo digo que son denuncias, porque todavía no hay condenas.

-La policía fue criticada por una serie de denuncias por apremios ilegales…

No fue por la tarea de la pandemia, porque muchos tuvieron que ver con control de caza ilegal. Y después sí hubo algunas por los trabajos en los primeros meses de la pandemia. Después se fue flexibilizando y no hubo más violencia. Sí hubo un policía o dos que cometieron un abuso, pero eso no es violencia institucional, porque de esa forma se generaliza. Y tampoco es que el ministro me dijo a mí de que se tiene que abusar de la gente. No hay una directiva, y uno no quiere nunca que ocurra eso.

 -¿Qué opina sobre la capacitación de la ley Micaela? Hay una cantidad importante de policías involucrados en violencia de género…

Siempre hay casos. Como en todos los órdenes de la vida, el policía tiene su vida particular. Hay incluso denuncias cruzadas entre hombres y mujeres. Tenemos policías que han sido condenados. Es una problemática actual de la sociedad.

-Por otro lado, le pregunto por su pensamiento ideológico. ¿Qué opina de Patricia Bullrich, que encarnó lo que se denominó como “Doctrina Chocobar”, y qué opina de la actual ministra de Seguridad?

Estoy en el medio. No comparto eso que se dice de política de mano dura. Nosotros somos funcionarios públicos.

-¿Y la de Frederic es una política de mano blanda?

No puede haber una política de mano blanda tampoco, tiene que ser una política de mano correcta, mano justa.

-¿Lo prefiere a Sergio Berni?

Lo que rescato de Berni es que hace diagnóstico de la situación. Dice lo que tiene en la provincia y lo que falta.

-¿Puede haber un golpe de la policía en el país?

 Yo creo que no. Yo creo que si hubo preocupación ya pasó. En este caso se dio solamente en provincia, no como en el 2013. No era tanta la cantidad que hizo el reclamo.

-Por último, ¿qué opinión tiene sobre los últimos ministros: Tierno, González y di Nápoli?

Cada uno tiene su impronta. En el caso de Tierno era de estar en todos lados, era su forma de trabajar. González venía de ser intendente y era una forma distinta, más de la política. Di Nápoli tiene un poco de las dos, es muy de activo, y si bien viene de la justicia, es importante que conozca esa parte de la justicia, y la parte policía la va a ir haciendo. Es bueno que escuche y que le lleve las demandas al gobernador.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos