Simpson, presidente de la CPE: “La preocupación es tremenda, lo que se viene es muy grave”

El joven cooperativista advirtió sobre el difícil panorama que les espera a las cooperativas. Las estrategias y las reuniones con Provincia para atravesar la crisis. El descontento social y los más vulnerables. “No voy a alarmar pero claro que en dos meses si todo sigue así pueden correr riesgo los servicios”, avisa.

“El colectivismo empobreció a la sociedad”, esa frase de Javier Milei en su discurso en Davos frente al mundo entero sintetiza el complicado porvenir que les espera a las cooperativas en Argentina en general, y en particular a la CPE en Santa Rosa. 

“Nos chocó mucho lo que dijo el presidente, de que somos la escoria de la sociedad; todavía no tomamos dimensión de la terrible situación que viene”, aseguró el presidente de la Cooperativa Popular de Electricidad, Manuel Simpson, en una entrevista realizada por Revista Bife.

Desde que asumió, el joven dirigente de la institución más importante y simbólica que tiene la capital pampeana, no tiene prácticamente tiempo para destinar a otra cosa que no sean reuniones de trabajo donde se realizan diagnósticos y estrategias para atravesar el difícil panorama que se aproxima.

Pese a que aún no llegaron las tarifas con los aumentos de, aproximadamente, el 300% -por la quita de subsidios que implementó Nación-, el humor social ya se está haciendo notar, tanto es así que, según revela Simpson, algunas personas ya le han manifestado en la calle su descontento.

Es desesperante para algunas cooperativas que hace dos meses no pueden pagar a proveedores  

Por esta razón, entre otras, el presidente de la CPE afirma que es fundamental el trabajo a realizar desde la comunicación. “La gente, para decirlo en criollo, patea puertas en la municipalidad, en la cooperativa o en alguna otra institución Intermedia, pero tiene que saber quiénes son los responsables de esta realidad”, advirtió.

La discusión no debería ser ‘qué cara está la energía’, la discusión tendría que ser ‘habrá gente que no va a tener energía y no va a poder desarrollar su vida”, avisó Simpson, ya que si el camino desandado por Javier Milei definitivamente se impone, pueden correr riesgo los servicios que brinda la CPE.

“La CPE es hija de la comunidad, vive del pago que realizan los vecinos por los servicios que se brinda. Si el vecino no puede pagar, por supuesto que los servicios estarían en riesgo, es una realidad. Por eso estamos planteando estrategias en conjunto con el gobierno provincial para sobrellevar el ajuste que se viene”.

-Me dijiste que no podías destinar 30 minutos por la mañana porque es un montón de tiempo, ¿dónde se te va la mayor parte de la energía en estos 3 meses como presidente de la CPE?

Sobre todo en la cuestión financiera en orden con lo tarifario. Permanentemente estamos en reuniones para determinar hacia dónde vamos con los ingresos que tenemos, cómo vamos a hacer con el pago de sueldos, solo este mes perdimos 20 puntos en lo paritario, y alrededor de un 120% con tema proveedores porque todo es en dólares, también tenemos que salir al mercado con un dólar que vale el triple. Con los insumos de telecomunicaciones, las importaciones no entran.

Al asumir, a pesar de que es una continuidad, hay un montón de temas que se replantean. Uno intenta proponer las prioridades y las estrategias por la realidad de la gente, porque la cooperativa es hija y parte de la comunidad. 

-Si pudieras calificar el momento de la cooperativa, ¿qué adjetivos le pondrías?

La preocupación es tremenda. Todavía no se ha dimensionado, pero lo que se viene es muy grave, porque además ante el ajuste nacional, tampoco hay medidas para amortiguar, para paliar la situación y que la gente pueda sobrevivir. 

Nosotros pensamos estrategias para amortiguar y también para poner la responsabilidad en quienes están haciendo esto. Porque acá la gente patea la puerta en el municipio, en la cooperativa y en alguna institución intermedia. Y hay que tomarse el trabajo de esclarecer de quién es la responsabilidad. Cuando la gente vaya a pagar la luz, va a insultar al pobre empleado que está en atención al público o a mí en la calle, que uno ya sabe que son cosas que pasan pero hay que preverlas, por todo el descontento social. 

Ya estamos reuniéndonos con provincia para afrontar lo que se viene. Es desesperante para algunas cooperativas que hace dos meses no pueden pagar a proveedores. También es preocupante porque la provincia no escapa a esta realidad. Esto es colectivo y hay que salir entre todos.

-¿Te ha pasado de encontrarte con vecinos en la calle y que te hayan planteado el descontento, o a la cooperativa en general?

Sí, ya he tenido quejas, en buenos términos pero sí. En atención al público también es otro el humor social, la gente va ofuscada. Y esto va a crecer. 

-Dijiste que todavía no se ha dimensionado la realidad, ¿qué es lo que prevén que va a ocurrir?

Lo que se viene es una tragedia, que va a tardar en recuperarse. Y, como te decía, yo veo que los medios no trasmiten la dimensión de todo esto. La discusión no es “uh qué cara está la energía”, la discusión debería ser “va a haber gente que no  va a tener energía y no va a poder desarrollar su vida”. 

Con este tremendo desfasaje, en un par de meses más… y sí, por supuesto que se pone en riesgo los servicios

-Sin ánimos de alarmar, pero para saber la realidad concreta, ¿corre algún riesgo los servicios de la cooperativa?

La cooperativa no tiene ganancias ni reservas desde el punto de vista capitalista, es decir, no tiene accionistas que van a poner el dinero en época de quebranto. Y ahora con este tremendo desfasaje, en un par de meses más… y sí, por supuesto que se pone en riesgo los servicios. Nosotros tenemos gente que su vida depende de la cooperativa, no solo los empleados sino también los proveedores, que son familias pampeanas, pymes pampeanas. 

A ver, nosotros nos estamos ocupando, todos los días estamos con esto, para establecer una suerte de alianza con distintos sectores, como con el Estado provincial del cual yo confío que se va a avanzar. El colapso de una cooperativa en cualquier pueblo representaría un desastre total. No creo que ocurra eso, pero sí hay que prepararse. Yo no quiero trasmitir desesperación. 

-¿Qué nivel de morosidad hay?

Gente que antes pagaba antes del primer vencimiento, ahora ya lo hace después del primer vencimiento. Se empieza con ese corrimiento. Ahora van a venir las facturas con un aumento de apenas el 20%, ahí vamos a ver más corrimiento todavía. Pero en el próximo mes vamos a tener un termómetro más exacto.

-¿Qué las estrategias que están analizando, desde la cooperativa y en conjunto con el Estado y otras instituciones?

Los planes de financiaciones tendrán que ser una herramienta. Lo concreto es que hay una crisis, y nos estamos preparando para lo que se viene.  Con el gobierno tuvimos una primera reunión en la que coincidimos con el diagnóstico y quedamos en formalizar un esquema de trabajo. Se necesita de la mano de todo el mundo.

-¿Las inversiones seguirán estando?

Va a ser muy complicado seguir con el nivel de inversiones que veníamos teniendo. Ahora bien, las inversiones para el mantenimiento del servicio es prioridad, porque de eso no se vuelve. Cuando se deja eso, entras cuesta para abajo. Es una prioridad junto con salarios y proveedores, es un combo inseparable. 

Lo que se viene es una tragedia, que va a tardar en recuperarse

-¿Te arrepentís de haber agarrado la presidencia?

Un presidente no es más que un consejero de otro tipo. Cuando uno acepta la propuesta de un conjunto, pueden pasar estas cosas pero tiene el apoyo de todo el mundo. En lo personal puede empezar a haber un estrés, pero bueno. Uno ve directamente el malestar de mucha gente, y eso puede provocar angustia. Pero no me arrepiento en nada, voy a dar lo mejor que pueda y ojalá que alcance. Como te decía, lo que duele es lo otro, el malestar de la gente.

-¿Por qué crees que la mayoría de la sociedad eligió a un gobierno que expresa formas de hacer política y valores que son opuestos a lo que pregona la cooperativa?

Es una reflexión que hago constantemente. La política de la cooperativa va más allá de la identidad partidaria. Primero está la cooperativa, y es un movimiento colectivo. Por eso nos choca lo que profesa el presidente, de que es la escoria de la sociedad. Yo creo que la comunicación ha sido clave, el nivel de manipulación ha sido muy grande. Lo considero el principal de los problemas. No puede haber un 55% de la sociedad que quiera esto, es decir, que quieran conscientemente que recorten todos los derechos a la gente misma. 

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos