Rubén Marín en BIFE: el poder según el último gran caudillo pampeano

Deja la titularidad del PJ para tener más “libertad” y para descrubrir qué cabeza formuló la operación a su hijo, Espartaco. La sombra de Verna, la conducción de Ziliotto y las piezas que se mueven en una nueva reconfiguración del peronismo. ¿Qué es el Poder para Marín? Detalles sobre el comportamiento de los medios antes y ahora en La Pampa. ¿Cómo fue íntimamente la reunificación del peronismo nacional? ¿Qué le dijo De la Sota antes de morir? La situación económica, el rol de sus nietas en su proceso de “deconstrucción” y otros temas en esta larga entrevista con Rubén Hugo Marín, el primer caudillo justicialista.

Fotos de Mariano Suárez Becerra

1.Marín anunció que deja la presidencia del PJ pero no la política. El primer caudillo da un paso al costado para tener más margen de maniobra, pero ¿en qué tipo de rosca? Como el río busca al mar, el peronismo busca al poder, y hoy sigue su curso natural en plena reconfiguración con Ziliotto a la cabeza. Sin embargo, hay ciertos diques (naturales también) que impiden la sencilla fluidez del agua. Y acá se impone la primera piedra que arrojó Marín, el debate por los ismos: vernismo o ziliottismo. Ya lo dijo Ziliotto, antes de asumir como gobernador, en una entrevista con BIFE: “No pienso ser el nuevo Verna, yo quiero ser Ziliotto” (click). Por apariciones de Verna en redes sociales, se originaron algunas preguntas y Marín, si bien reivindicó la gestión hasta ahora de Ziliotto y criticó aspectos de la gestión de Verna (confrontación y ausencia de obras), dijo que Ziliotto tiene que “ejercer” más allá de la figura de Verna. Dijo concretamente en la CPE: “Para eso lo eligieron y en función de eso el pampeano te juzga”. Mientras tanto, cuando BIFE le consulta a Marín por Ziliotto, este dice Lo importante es que pueda gobernar libremente, nosotros lo acompañaremos en lo que nos corresponda”.

Ya anunció que va a dejar la presidencia del Partido Justicialista, ¿por qué?

Es un tema que no me tiene preocupado, pero tengo presión de un lado, de otro… No es que esté cansado, pero ya tengo mis años. He hecho mi balance: el peronismo me dio todo, políticamente. Ahora bien, yo también le di todo al peronismo, así que creo que estamos en paz.

-Dijo que recibía presiones de un lado, del otro…

Sí… es una cuestión personal que únicamente yo lo puedo resolver. Y mi familia que me dice que me deje de embromar.

También dijo que tiene más libertad de decisión cuando no se ocupa un cargo…

A veces tenés mucha más comodidad para hacer política cuando no tenés una función. También porque somos oficialismo, es decir, medio como que te quedas limitado.

-¿Qué tipo de maniobras puede hacer ahora que no tendrá un cargo?

Opiniones que realmente no compartís, ¿cierto? Pero en tren de ir por un mismo camino, uno calla. También si mañana quiero ir a un pueblo a charlar con los compañeros, lo puedo hacer tranquilamente. Si voy como presidente del partido, dicen “este está haciendo campaña para fulano o mengano”. Y a esta altura no tengo ganas de ese tipo de situaciones.

-¿Qué tipo de situaciones?

Son muchos años para que te cuestionen que dijiste tal o cual cosa. Pero voy a seguir. Y aparte con más libertad como te digo.

Si voy como presidente del partido, dicen “este está haciendo campaña para fulano o mengano”. Y a esta altura no tengo ganas”

-¿Cómo fueron estos últimos 4 años en la provincia?

Creo que hay cosas importantes, aciertos, y algún error. Mi visión personal es que se actuó muy bien en la inserción en todos los pampeanos de la defensa de los ríos; y además, políticas de descentralización en lo municipios. Errores, en mi concepto a lo mejor equivocado, es no haber tenido una mejor relación con el gobierno nacional que podría haber significado aportes para obras, particularmente para viviendas. Otros temas que no se han podido resolver, como el Nuevo Hospital y determinar qué se hace con el Megaestadio.

-Jorge apoyó al gobierno nacional en su momento y no llegó un mango tampco

Bueno, apoyo al gobierno nacional no significa ser incondicional. La incondicionalidad es con el pueblo que representa, lo otro es obsecuencia.

-¿Cómo ve Santa Rosa?

Santa Rosa como capital de todos los pampeanos, no solamente de quienes estamos en ella, necesita un esfuerzo especial económico para dejarla como la queremos.

Errores, en mi concepto a lo mejor equivocado, es no haber tenido una mejor relación con el gobierno nacional que podría haber significado aportes para obras”

-¿Qué le parece Ziliotto?

Lo veo trabajando, recorriendo la provincia y tratando los problemas que nos aquejan, no le tocó tiempos buenos, pero el esfuerzo lo está realizando. Lo importante es que pueda gobernar libremente, nosotros lo acompañaremos en lo que nos corresponda.

-¿Cómo ve la provincia?

Esta es una provincia que económicamente siempre fue ordenada. Cuando yo asumí no había un peso pero no se debía nada. Es la facultad de ciencias económicas que tenemos acá, que larga profesionales relacionados directamente con el Centro Cívico. Jorge, Franco… es difícil sacarle un mango a ellos, pero a la provincia es imposible. Realmente son cuidadosos del mango, y en buena hora que sean así.

A veces tenés mucha más comodidad para hacer política cuando no tenés una función”

-Eso a veces es una virtud y otras veces es un impedimento para el crecimiento…

Sí, pero depende de la política, hermano. Desde mi punto de vista, tanto Jorge, Dadone como Ernesto, en mi concepto fueron 3 excelentes ministros de economía.

2.Anticipo de BIFE: Marín se va de la presidencia del PJ, también, para ocuparse de los detalles sobre la operación que recayó sobre Espartaco Marín. “Ya tengo casi todo ordenadito”, dijo en referencia a la información que recopiló sobre el origen de dicha operación que en cualquier momento develará./Además, el “destrato” del gobierno anterior en el reconocimiento que le hizo el Senado de la nación, “la única provincia que no mandó telegrama de felicitación fue La Pampa”.

-¿Qué fue lo que sucedió con la operación a Espartaco?

Qué te crees, que el expediente que le hicieron a Espartaco, ¿qué es? Es político. ¿Te crees que lo hicieron de Buenos Aires?

-¿Lo hicieron de acá?

No te quepa duda.

-¿De dónde vino?

Hay de todo. Cada cual sabrá lo que hace y tendrá su conciencia, qué querés que te diga. Pero es así.

-¿Y cómo va a quedar ese tema? Es un tema muy delicado…

Ya voy a saber quién fue. Ya lo tengo casi todo ordenadito. Otra de las cosas por las cuales me voy del partido es por esa.

-¿Hay una intención de sacar a Espartaco de juego?

Sacarlo de la competencia, sí. Como decían que iba a jugar de diputado nacional. Entonces, hacerle daño políticamente. Esta es así.

Ya voy a saber quién fue. Ya lo tengo casi todo ordenadito. Otra de las cosas por las cuales me voy del partido es por esa”

-¿Qué me dice de ese expediente?

Escúchame, el expediente está del 2016. No estaba imputado. Pero el expediente estaba ahí para sacarlo en cualquier momento. ¿Y cómo es, está desde 2016 y ahora salió en los diarios?

-¿Quién lo mandó?

El fiscal. Y al fiscal, ¿quién lo mandó? Distinta es la actitud del juez, que resolvió el sobreseimiento en 10 días. Yo no lo conozco al juez. Pero el fiscal estuvo dos años para decir que había un chofer de la Cámara que fue a visitar a uno a la cárcel que vendía droga. Para saber eso vas y pedís la lista de los chóferes, y segundo los diputados no tienen chóferes. Y tercer lugar, vas a la cárcel, porque para entrar a la cárcel tenés que firmar. ¿Y quién lo mandó? No sé quién. Lo tengo ahí medio dando vueltas, pero…veremos.

-Entonces también esta situación lo aleja de la presidencia…

Realmente me tiene incómodo. Este fiscal realmente no sé, no lo conozco no sé quién corno es, pero…

-¿Antes ocurrían este tipo de cosas, estas operaciones, o habían otros códigos?

Mirá, no eran las reglas del juego. Y menos en La Pampa, donde vos salís te encontrás con todo el mundo. Yo no lo había visto nunca a este extremo. En el orden nacional lo ves en su verdadera magnitud, y acá desgraciadamente tocó bien de cerca. Yo quiero saber quién mandó al fiscal, y en eso estamos. 

¿Y quién lo mandó? No sé quién. Lo tengo ahí medio dando vueltas, pero…veremos”

-¿Qué piensa hacer?

Esta es otro de los motivos de dejar la presidencia. En fin. Agradezco haber tenido muchos avales de la gente. Políticamente más no puedo pedir. Me hicieron gobernador, diputado, senador, presidente del pj…

-El Senado también lo reconoció…

Y no te vayas a creer que son nenes de pecho.

-No, no.

Esa sí que no me la esperaba. Le agradezco a Norma (Durango) porque sé que ella fue la que se movió. Todas las provincias me mandaron telegramas de felicitación. La única fue La Pampa que no mandó. ¿Voy a seguir presidente del Partido Justicialista?

-¿Por qué?

Eso es de maleducado.

-¿De maleducado?

Sí, de maleducado. Debo reconocer que el intendente (Luciano di Nápoli) sí me mandó. Pero el gobierno no. Ministros tampoco, por supuesto.

-¿Por qué ese destrato?

No lo sé. En el fondo, sí lo sé. Queda a criterio de cada cual, ¿cierto?

La única fue La Pampa que no mandó. ¿Voy a seguir presidente del Partido Justicialista?”

3.La concepción del Poder de Marín, y la obsecuencia en política cuando se tiene la manija, ¿cómo se hace para no perder el sentido de la realidad?/ “Tal vez nunca controlé demasiado internamente al gobierno”, confiesa./¿Qué tipo de personas respeta Marín?/ La oposición mediática, el rol de los medios, ¿cómo se comportaban antes y cómo se comportan ahora con el gobierno de turno? La Arena opositora: “Prácticamente yo no competía con los partidos”, dice sonriente, “no nos privábamos de nada, estamos empatados”, aclara satisfecho, “no con el muchacho de ahora, que es más prudente”. La anécdota del asado en el día del periodista y la tapa lapidaria/¿Qué es La Pampa para el viejo cacique? Su único lugar en el mundo. ¿Qué le quedó en el tintero? El día que Marín sintió miedo, se sintió encerrado, y de urgencia lo tuvieron que llevar de Tierra del Fuego a Buenos Aires.

-Cuando uno tiene la legitimación del poder se arma alrededor de uno como un cerco de gente que se comporta, si se quiere, de manera obsecuente. ¿Cómo se hace para salir de eso a tiempo, antes de perder el sentido de la realidad?

Lo que pasa que el obsecuente es obsecuente en todos lados. Hoy es de fulano porque está fulano, mañana con mengano, o sultano. La obsecuencia… por lo menos yo no la tuve. Tal vez nunca controlé demasiado al gobierno internamente, debo confesarte.

-¿Por qué?

Porque tenía que gobernar. Es decir, conseguir la que te digo, las casas, el pavimento. Cuando nosotros vinimos en el 83 no había bancos para los chicos de las escuelas. Así ganamos La Pampa. Y más aún, con una oposición mediática total. Tuvimos siempre oposición mediática.

-También fue la única oposición

Si me decís por qué la oposición mediática, yo no lo sé. Nunca tuve trato personal con ninguno de ellos. Macanudo, no opinarían como yo, de acuerdo. Pero hasta cosas groseras decían. Y la oposición acá siempre fue muy respetuosa. Alguien a quien yo aprecié mucho, y lo respeté mucho, que es Berhongaray (Pacheco). Ese era un tipo… muy inteligente, teórico. Un día le dije, lo que te falta es calle, pero era muy inteligente.

Tal vez nunca controlé demasiado al gobierno internamente, debo confesarte”

-Le ha tocado tratar con todo tipo de personas, ¿cuáles son las personas que usted respeta, es decir,  qué tipo de persona?

Yo soy respetuoso. No voy a juzgar a alguien por pensar distinto. Creo que tenemos un gran valor los pampeanos, porque conozco varias provincias. Tenemos una convivencia que ojalá no la perdamos. Tenemos una cultura distinta. Yo por ahí con el último que me peleaba era con La Arena, porque si miraba para arriba era que miraba para arriba y si miraba para abajo… pero eso de menoscabar a un político… no, nunca la hice. Porque además creo que el pampeano te juzga por eso. Me gustaría que siga así la cosa. Sé que viene una generación nueva, con posiciones distintas.

-¿Qué es La Pampa para usted?

Haber nacido en La Pampa no es anecdótico. Yo la quiero a mi provincia realmente. Cuando salí del Senado vino Pichetto que venía por Cristina para que sea embajador en Uruguay, y dijo no basta viejo, yo quiero a mi provincia, porque la quiero por su gente. Escúchame acá se hacían todas las reuniones nacionales. Somos como somos. Es cierto, comés tierra, es cierto. En verano te tenés que ir unos días afuera. 

-¿Qué le quedó en el tintero?

Me hubiese gustado volver a mis pagos (Trenel), viste. Pero bueno, ya uno se radicó acá, conocés, tus amigos, mis hijos, mis nietos, en fin. Esto parece una Unidad Básica a veces. A mí me gusta La Pampa. El sur me hace mal. En Tierra del Fuego me agarró claustrofobia, me tuvieron que llevar en avión a Buenos Aires. En Bariloche aguanto 4 días.

-¿El frío?

No, la montaña. Me da clasutrofobia. Me vuelve loco. A mí déjame acá. Me gusta La Pampa. Buenos Aires es una tortura.

-¿Nunca pasó un mal rato acá, en la calle?

Nunca. Mirá que desde el 83… pero nunca pasé un mal rato con la gente, nunca. Te mentiría si te dijera que alguna vez fui a un lugar y me hicieron pasar un mal rato.

-¿Y las cosas que han salido en los medios?

Eso sí, me han dolido, sobre todo cuando eran mentiras. Pero sí sé que a la sociedad le mentís un rato pero después analiza.

-¿Qué cosas le han dolido?

Pero no, con los diarios… escúchame yo saqué el 56%.

-La Arena era la única oposición.

Yo no competía con otros partidos prácticamente. Y además me agradaba competir con ese medio porque realmente yo sabía que no les creían. No con el muchacho que está ahora, que veo que es prudente, es respetuoso. Pero con el viejo no sé por qué… ellos no se privaban de nada, bueno yo tampoco me privé de nada. Lo que les tenía que decir se los dije. Así que estamos empatados.

-Recuerde una anécdota.

Un día del periodista hicimos un asado en la Residencia. Y estaba Santesteban, el padre. Y estaba Alejandro (Levinstan) que es el único tipo que yo quiero. Y mi señora le dice a Santesteban, por qué lo critican tanto a mi marido. Al otro día en la tapa del diario aparece que yo era dueño de Potrillo Oscuro (estancia) que tenía un cabaret en Huinca Renancó, y que tenía un campo en Monte Nievas. Y esto venía por un juez de Santiago del Estero, que se había comunicado con uno de estos. Entonces me fui con el avión, e invité a los periodistas. Y los periodistas se fueron a la casa del juez, y resulta que trabajaba de abogado también. Con Juan Carlos Tierno le hicimos una demanda y se tuvo que rectificar. Yo a La Arena nunca se la quise cortar en el Centro Cívico, decía ‘no, no que la sigan leyendo, que sepan lo que pasa acá’. Nunca supe bien por qué su odio.

Yo no competía con otros partidos prácticamente. Y además me agradaba competir con ese medio porque realmente yo sabía que no les creían”

-¿Nunca tuvo una reunión, nada?

No, no

-¿Y ahora cómo es?

Y ahora no es igual que antes, ¿cierto?… ahora parece que todos son más prudentes…


4.Nacional: ¿Cómo fue el proceso de reunificación, con Marín como presidente de la Comisión Política, en épocas amarillas donde ciertos gobernadores no sabían si jugar con Macri o con el peronismo? Urtubey, el más honesto de todos en ese proceso/ Dos factores claves para la unificación: Cristina vice y CGT agrupada/ Lo que le dijo De la Sota antes de morir/ Marín perdedor: candidato con que trabajó, candidato que perdió.

-Se le reconoció haber hecho un trabajo importante como presidente del partido y de la comisión política a nivel nacional para la reunificación del peronismo, ¿cómo fue ese proceso?

Hubo dos aspectos determinantes para conseguir la unidad del peronismo. Uno, es que la fórmula de Alberto y Cristina distendió, porque los gobernadores con los que yo hablaba no sabían qué hacer, si jugar con el peronismo o jugar con Macri. Yo estaba pendiente, sobre todo de provincias que habían recibido bastante del gobierno nacional. Lo de Cristina distendió. Y en segundo lugar, la CGT al reunificarse y apoyar la fórmula una vez que salió, determinó que no hubieran más planteos, todos quisieron anotarse. A excepción de Córdoba que tomó su autodeterminación, cosa que a mí no me extraña porque Córdoba siempre fue como los porteños en ese sentido. Aunque eso no sucedía con De la Sota, con quien me iba a reunir dos días antes de que falleciera. Me había dicho que quería la unificación del peronismo pero tenía miedo de que Schiaretti le tire la gente encima.

Los gobernadores con los que yo hablaba no sabían qué hacer, si jugar con el peronismo o jugar con Macri”

Yo nunca acerté un presidente, viste. Jugué con Luder y ganó Alfonsín. Jugué con Cafiero y ganó Menem. Jugué con Menem y ganó Kirchner. Jugue con Scioli y ganó Macri. Vos sabes que me llama Alberto Fernández antes de que sea elegido, con quien nunca había hablado. Nos reunimos. Era el momento que se planteaba que Cristina no podía estar. Hablamos y hablamos. Y yo digo este me querrá tirar la lengua, o a lo mejor integrar la comisión política. Yo le digo te voy a ser honesto, yo tengo dos cuestiones que si están me quedo y si no me voy. La primera es que no haya proscripción de nadie. Y que haya internas. El tipo se distendió un poco ahí.

El más honesto de los tipos con los que hablé fue el de Salta, Urtubey. Me dijo, mirá Ruben, yo voy con el peronismo pero quiero jugar la interna. Después jugó por afuera.

5.La delicada situación económica y el orden de prioridades del gobierno nacional. La “mafia del bien”, una mafia “completa”.

-¿Qué lo inquieta de la realidad?

La situación económica. Me siento incómodo. Porque hay que arreglar con los acreedores. Y porque destrozaron el país. También me preocupa que hay una grieta que la quieren seguir fomentando. Yo entiendo que pienses distinto. Pero a 90 días que le vengas a exigir la solución de los problemas, me parece un absurdo. Es mala leche. Ahora cualquier cosa golpea muy fuerte, y esto Macri no lo sintió.

-¿Cómo ve la cuestión internamente dentro del gobierno nacional?

Por lo menos en las primeras líneas están bien. Existen susceptibilidades. Pero hay prioridades. Todos los tienen claros. Porque si no vamos a parar al diablo todos. Por eso me llama la atención este paro del campo. Lo únicos que han crecido en este tiempo han sido ellos, entonces la pucha. Es estrictamente político. Ahora sale uno a decir que no lo hacen contra el gobierno, sino contra el FMI. Estamos todos locos.

-¿Qué le gustaría, en general, que suceda?

Y por lo menos sacarle una sonrisa a la gente.

Ahora sale uno a decir que no lo hacen contra el gobierno, sino contra el FMI. Estamos todos locos”

-Hace rato, muchos años, no sucede.

Y… se viene sumando. La impresión que me da, sobre todo lo que me comentan los gobernadores, es que la sociedad, sobre todo la humilde, es que está consciente de las dificultades que hay, y han recibido de buena manera que la pusieran en el centro de la atención del gobierno como prioridad. Creo que el FMI también lo está entendiendo.

-¿Y lo que pasó en estos últimos 4 años?

Sí sé los negocios que hicieron los amigos del presidente Macri. Alguien me decía, un radical, diputado nacional, me decía Rubén estuve con él los otros días, y no te das una idea, es una mafia completa.

6.Nueva Era: ¿Las nietas de Marín verdaderamente lograron deconstruirlo? “Están creando el mundo en el que ellos quieren vivir, la pucha”, y luego insiste: “La pucha, me parece bien que la historia la escriban ellos, esta lucha de la mujer es buena”/ “Mis nietas van con el pañuelo verde. Y además van con mi señora y no me llevan a mí porque me dejan de portero, sino acompaño”/ Reflexiones acerca del capitalismo mundial, la necesidad de que sea más humano, “el mundo está cambiando”, dice, pero Marín, dígame, si el mundo cambia ¿por qué el peronismo sigue como si 70 años no hubiesen pasado? La respuesta en el apartado 6.

-¿Cómo ve esta generación nueva?

Realmente me agrada mucho que salgan a manifestarse. Mis nietas por ejemplo van, se manifiestan, me alega mucho realmente.

-¿Lograron deconstruirlo?

¿Cómo?

-Cuenteme cómo es esa generación…

Mirá, mis nietas van con el pañuelo verde. Y además van con mi señora y no me llevan a mí porque me dejan de portero, sino acompaño. Les ha pegado tan fuerte la política en estos últimos 4 años. Mis nietas se fueron a Córdoba. Una que extraña como loca se fue un día antes para estar en la manifestación en Córdoba.

-Claro, hay interés político, no partidario…

Esto excede el marco de lo partidario. Esa generación, las de mis nietas por ejemplo, está poniendo el orden de valores en el cual tendrán que vivir ellos. No quieren que uno les ponga el orden de valores que uno pueda tener. El mundo es el de ellos no es el de uno. Yo no les puedo decir, mirá mi papá… aunque mi papá nunca me tocó siempre me daba la razón, quien me tenía más cortito era mi mamá. Pero hoy vos les decís no, pero mirá, eso no, y te dicen ‘¿por qué? Yo pienso esto, por esto y esto’. Antes te miraban y ya no hablaba más nadie. Pero bueno, si fueron buenas esas reglas de juego no lo sé, sé que el mundo cambió y ellos cambiaron. Y están creando el mundo que ellos quieren vivir, ¿estamos? Hoy ni se habla de matrimonio, se habla de pareja, y me parece bien.

Esa generación, las de mis nietas por ejemplo, está poniendo el orden de valores en el cual tendrán que vivir ellos.

Antes había dos bailes al año. Vos para poder hablar con una chica tenías que esperar el 25 de mayo, el 9 de julio o los carnavales. Aparte tenías que aguantarte al suegro, a la suegra y hasta a la hermana pegados. Son detalles. Pero los tiempos cambiaron. Yo comparto. Lamento no poderlo vivir. Pero realmente me parece bien porque es la historia que ellos quieren escribir. Esta lucha de la mujer, la pucha, es buena. No podés agarrar a la mujer como un objeto.

-¿Qué otra cosa ve de la contemporaneidad, en términos generales?

Otra cosa que yo creo es que el capitalismo se va a tener que volver más humanitario. No creo que se siga resistiendo la exacerbación de un sector capitalista. Donde vos decís hay 20 tipos que tienen el PBI del mundo, cómo puede ser. Y el que vive enfrente de tu casa no come. Se van a tener que adecuar, porque si no los que gobiernan son los factores de poder. O acá Macri gobernó, que va a gobernar. A mí me pareciera que hasta el mundo está planteando ese problema y está cambiando…

-¿Y el peronismo, Marín, qué pasa que el mundo cambia y el peronismo…?

El peronismo planteó la tercera posición desde su nacimiento, cierto. y qué quería, justicia social, soberanía política e independencia económica. Si bien eso ya está usado que esto que aquello… vos analizas cada uno de los temas y es por lo que estamos peleando hoy, carajo.

Otra cosa que yo creo es que el capitalismo se va a tener que volver más humanitario”

-¿Sigue vigente como si 70 años no hubiesen pasado?

Mirá, es cierto, cómo decirte… yo creo que hasta los valores desde hace 70 años siguen tan vigente. Lo que pasa es que no se aplican. Cómo no vas a querer independencia económica, para no ir a pedirle al FMI, cómo no vas a querer soberanía política para decir no yo en esta no me meto; cómo no vas a querer justicia social porque querés que el pobre, carajo, coma también. Perón puso el salario mínimo para que el sector pobre pueda comer, y a mí esa no me la contaron.

7.Bonus Track: La infancia pobre de Marín que influyó en su pensamiento político/ La historia de su padre socialista que, gracias a una explotación laboral, no logró volver a Italia y conoció a su esposa. Luego se hizo peronista (“Avisame si Perón necesita un voto y me nacionalizo para votarlo”, le decía)/ El día que saludó a Perón en el 73 (“Qué bien se lo ve, mi General… Sí, pero no levantes el capó”)/ Por otro lado, ¿qué reivindica de su vida política?: Agua, gas, infraestructura y, sobre todo: “Importante fue salvar la apretada de Cavallo cuando quiso privatizar el Banco La Pampa, y nosotros no solo no permitimos eso  sino también compramos el Banco Dorrego. Menem con nosotros se portó muy bien”/ ¿De qué se arrepiente Rubén Hugo Marín, qué remordimientos tiene?/ El advenimiento de la democracia, el juicio a los militares y la reivindicación a Juan Carlos Tierno y a Timoteo Trouilh.

-Cuente como fue su infancia y cómo fue metiéndose en política.

Para mí no es qué es la política, es el peronismo, que es un orden de valores. Me tocó una generación donde en mi casa mi padre era semi-analfabeto, mi madre analfabeta. Y trabajaban juntando maíz, juntando la cosecha. Hasta que vino el peronismo. Nunca le había visto una sonrisa a mí papá. Lo quería mucho, sentí mucho su muerte. La única vez que lo vi sonreír fue cuando ganó Perón. Y eso le permitió dos cosas: primero conseguir el objetivo que tenía, porque dijo ‘yo no quiero que mi hijo sea un burro como yo’. Mi madre no quería que yo me fuera, era el único hijo. Yo no conocía Buenos Aires. Y mi papá dijo no, pa burro en mi casa yo. Y el sacrificio de él fue muy importante. Se ha quedado muchas veces sin comer para que yo pueda estudiar, aunque nunca dijo nada. Él se vino a los 17 años de Italia, con la primera guerra. E hizo la cuarentena, ahora que hablamos de cuarentena. Vino en el tren de inmigrantes. Y de ahí fue a trabajar a un horno de ladrillos. Un día un vasco que trabajaba ahí le dijo ‘mirá por qué no vamos a trabajar en la cosecha y volvemos a Italia’. Entonces se tiraron los dos en un tren de carga en Monte Nievas. Fueron los dos entonces a hacer la cosecha. La cuestión es que no le pagaron. Y mi papá como era el más chico le dejaron cuidando la cosechadora (en ese momento era trilladora). La familia de ahí lo tomaron como un hijo, ahí conoció a mi madre y se casó. Mi mamá tenía 17 años cuando se casó. Y cuando me esperaban a mí dejó de salir, porque hacía la cosecha en Río Cuarto. Entonces se puso de pintor. Mi papá era socialista, entonces yo lo acompañaba a las reuniones de chiquito. Todavía no estaba el peronismo. Y cuando llegó el peronismo te imaginarás… mi padre no votaba porque nunca se nacionalizó, pero me decía ‘vos decime, cuando Perón necesite un voto yo me nacionalizo’. Y la verdad que quien fue un gran gobernador a quien no se le dio el reconocimiento fue Ananía. Fue el que tuvo que transformar de territorio a provincia, y organizar la provincia. Fue un gran gobernador.

Después también trabajé en el campo con mi padre, cargando las bolsas de maíz. Los bolseros me mandaban a comprar caña. Sabés lo que es laburar 10 horas en el galpón levantando bolsas, mama mía. Eso a mí me hizo darme cuenta de muchas cosas.

Y cuando llegó el peronismo te imaginarás… mi padre no votaba porque nunca se nacionalizó, pero me decía ‘vos decime, cuando Perón necesite un voto yo me nacionalizo’”

-¿Conoció a Perón?

Yo a Perón lo conocí en el 73, cuando era vice. Una reunión en Buenos Aires. Me tocó saludarlo, realmente tenía un susto, yo joven. No es como ahora que te familiarizás con la televisión o con internet. En ese tiempo Perón era Dios para nosotros. Adelante mío iba el de Santiago del Estero, que lo conocía. Y yo qué le digo, y no le dije nada del susto que tenía, y le di la mano. Y el de Santiago del Estero le dijo ‘qué bien se lo ve, General’. Perón serio, viste, vestido de milico, lo miró y le dijo: ‘Sí, pero no levantes el capo’.

-¿Por qué se inclinó por el peronismo?

Para mí es un orden de valores. A veces acertamos a veces no. Pero para mí es una forma de vida. A mí no me da lo mismo ver a alguien ahí que no pueda comer. Porque además me tocó hacerlo, pasamos todo con mi viejo y mi mamá. Pasar eso es lo que más te impacta.

-Entonces usted tiene la concepción de la política de acuerdo al peronismo

No, la veo con todo. Sobre todo acá que uno convive con el que piensa diferente. Yo a los radicales tengo amigos. Nunca he confrontado con ellos. El radicalismo conmigo se portó muy bien. Marino por ejemplo, que no tengo más que agradecimiento.

-¿Qué es lo más importante que le ha sucedido en su vida política?

Hubo dos o tres cosas, que con el transcurso del tiempo quizá se diluyan, pero importante fue salvar la apretada de Cavallo cuando quiso privatizar el Banco La Pampa, y nosotros no solo no permitimos eso  sino también compramos el Banco Dorrego. Menem con nosotros se portó muy bien. Y eso que yo trabajé para Cafiero. Pero el gas en toda la provincia… no había gas en Santa Rosa. El agua en Santa Isabel, Algarrobo y La Humada. La infraestructura. Hicimos mil y pico de kilómetros en asfalto. También hicimos fideicomiso para salvar a los productores, los salvó el Banco de La Pampa. Yo no puedo decir nada respecto al agro, se portaron muy bien con nosotros, pero nosotros hicimos fideicomiso para ellos. Que vos digas que por ahí entró alguno que no se lo merecía, y puede ser. Esto es como cuando se entrega las casas. Toda la infraestructura la hicimos en ese tiempo.

Esta es la única provincia que reintegró al personal que había sido despedido con los militares. Nosotros le hicimos juicio a los policías, a los 10 días”

-¿Hay algo de lo que se arrepiente, hay algo de lo que tiene remordimientos?

¿De lo que me arrepiento?

-Sí.

Que se yo, viste… me dan ganas de pensar siempre en positivo. Puedo haber tenido errores. Pero así racionalmente haber hecho algo de lo que no creía, no. Hoy la cooperativa tiene 50 años de concesión, y jugó políticamente en contra siempre. No ahora. Pero nosotros sentimos la cooperativa. Esta es la única provincia que reintegró al personal que había sido despedido con los militares. Nosotros le hicimos juicio a los policías, a los 10 días. Y te digo que había pocos que acompañaban. Después salieron las manifestaciones; sí, ahora, macanudo. Pero cuando nosotros hicimos el decreto no hubo nada que aplaudiera, ni que dijera “mirá que bien”. Y yo lo comprendo, porque había una sociedad del miedo. Y en esa debo reconocer que quien me acompañó a fondo fue Juan Carlos Tierno y Trouilh. Los dos hicieron los expedientes en serio, que es el mismo por el cual ahora juzgaron a los militares.

190 thoughts on “Rubén Marín en BIFE: el poder según el último gran caudillo pampeano

  1. Hacía muchísimo años que no se lo exploraba a Marín en términos periodísticos con tanta claridad….. Y a Marín si lo exigen te hace dos caños … Exelente nota…

    1. Gracias por su comentario, José Luis. Abrazo!

  2. pharmacy viagra – can you buy viagra over the counter in south africa

Comments are closed.

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos