Martín Malga, titular de Salud Mental: “En los equipos pueden aparecer señales de cansancio y tristeza. Están trasmitiendo más fallecimientos por día”

En comunicación con Revista BIFE, el funcionario se refirió a las particulares angustias de los profesionales según el área de salud. “En las localidades chicas, por ejemplo, médico y paciente se conocen previamente, eso es muy fuerte. Por eso, estamos reforzando esas líneas de trabajo”, contó.

Los intensivistas deben informar muertes como nunca antes en sus vidas y administrar angustias de pacientes y familiares. En las localidades de pocos habitantes, los profesionales de la salud conocen a todos sus pacientes porque son familiares, o amigos o simplemente vecinos. También, como se revelaron en otras entrevistas hechas en BIFE, los y las enfermeras ahora deben hacer trabajos que nunca antes habían hecho, o el personal de limpieza que a cada momento debe dejar el espacio extremadamente limpio, porque de ellos depende que un paciente no pesque una infección intrahospitalaria.

En el cuerpo y en la mente de estas personas recae una parte importante de la catástrofe que se vive, y por eso desde el la Subsecretaría de Salud Mental han puesto, sobre todo esta semana de aumento de casos, un esfuerzo extra en contener psicológicamente, con la intención de que no se quiebren las personas, ni tampoco los equipos de trabajo.

“En el acompañamiento a los equipos pueden aparecer señales de cansancio, angustia, tristeza. Están trasmitiendo más fallecimientos por días. Y eso se manifiesta con sentimientos de angustia. Por eso el acompañamiento a veces se hace de manera grupal, para organizar el equipo, o de manera individual, ante una demanda puntual”, explica Martín Malga, subsecretario de Salud Mental de La Pampa, en comunicación con Revista BIFE.

Del otro lado también hay una sociedad agotada, en la que Salud Mental administra sus recursos, tanto con el acompañamiento a aquellas personas aisladas con algún episodio y a los familiares de los pacientes, como otorgando las líneas de urgencia 132 y 136 que, según afirma Malga, tienen una gran demanda.

Encuentro de Malga con Sedronar, previo a la pandemia.

-¿Dónde el está enfocado mayormente el trabajo desde Salud Mental?

La situación que es cambiante, nos viene marcando la urgencia. Pero hay acciones que podemos programar, para anticipar y agregar recursos, como son las acciones en los cuidados al personal de salud. Estos días reforzamos esas líneas de trabajo, en la contención de los trabajadores de salud, que vienen de 1 años y 2 meses de estar expuestos a situaciones de mucho estrés, como ocurre con los terapistas, en el CEAR por ejemplo, que se someten a circunstancias límites de manera diaria.

También hay un trabajo importante en cada localidad. Los equipos de salud que están en las pequeñas localidad, que se reparten las tareas en grupos muy reducidos, tienen el agregado de que conocen a todos sus pacientes y los une el vínculo cotidiano, de ser el familiar, el amigo, el vecino. Y eso es muy fuerte. En esto nos enfocamos la última semana. Incluyendo el acompañamiento a los aislados y a los familiares de pacientes.

-¿De qué manera intervienen?

Depende la demanda, a veces aparece como grupo. También de manera individual. Por ahí tiene que ver una situación puntual. O también para organizar el equipo en un episodio particular. Están cansados, angustiados, con tristeza. Están trasmitiendo más fallecimientos por días, con un nivel preocupante de ocupación en los centros. Y eso se manifiesta con sentimientos de angustia. Por eso el acompañamiento a veces se hace de manera grupal, para organizar el equipo, o de manera individual, ante una demanda puntual.

En las pequeñas localidades tienen el agregado de que conocen a todos sus pacientes y los une el vínculo cotidiano de ser el familiar, el amigo, el vecino. Eso es muy fuerte

-¿Cómo es el estado de la situación, el balance que hacés hasta ahora?

Es imprudente porque no ha terminado. No solamente parece que esto no termina, sino que además parece que puede ser peor con cada cepa. En ese sentido es apresurado hacer balance. Sí podemos hablar de las estrategias que llevamos a cabo para contener.

-¿Cómo ha afectado, particularmente en La Pampa, la pandemia en la salud de la población? ¿Qué consecuencias ha traído en los niños, jóvenes, adultos y gente mayor? Haceme un balance de tu gestión.

El impacto tiene sus particularidades. Niños, niñas y adolescentes pasaron a una situación diferente en sus vínculos naturales, en sus espacios de pertenencias. Esto va signando lo que tiene que ver con lo individual y con lo colectivo. Como sociedad vamos dando una respuesta a esta situación. Nos vamos adaptado a las nueva condiciones, y en esto la Salud Mental es importante por el análisis que haga, porque gran parte de la situaciones tiene que ver por con cómo nos adaptamos a la realidad que nos toca.

Puede ser desde un lugar más pasivo, en donde no se registra todo lo que está pasando, y puede llevar más tiempo. También aparece la negación, de negar lo que está ocurriendo. El miedo, la ansiedad y la agustina persistente hace que pueda llevar a una situación compleja de que nada de lo q yo hago va a cambiar la realidad, es decir, la pérdida la esperanza.

El miedo, la ansiedad y la agustina persistente hace que pueda llevar a una situación compleja de que nada de lo q yo hago va a cambiar la realidad, es decir, la pérdida de la esperanza

Las otras situaciones sobre el impacto de la salud mental, es que cuando planteamos la soledad… la soledad no siempre es un problema. Pero sí puede ser un elemento que aparece de manera disruptiva en la medida que cambia la situación epidemiológica. Ahí también intentamos dar una respuesta desde el Estado, con las líneas de atención 136 y 132, que han tenido una gran demanda, para asistir a situaciones de crisis.

-¿Las llamadas a esas líneas tienen que ver muchas por cuestiones económicas?

En gran parte tienen que ver con personas que han sufrido económicamente. Estamos atravesando una crisis que tiene diferentes aspectos. Como Estado damos una respuesta integral.

-Hoy la prioridad es otra, es sobrevivir al covid… pero del mismo modo que se discuten programas para combatir la pobreza que está dejando la pandemia… ¿se está pensando en algún tipo de programa para paliar los daños psicológicos que dejará todo esto?

Siempre que se afronta una crisis uno luego pretende mirar un poco más allá, para ver si esos recursos que uno implementa hoy son válidos o no. Nosotros reforzamos los recursos de Salud Mental. Ampliamos la cantidad de profesionales. También para garantizar la continuar con algunos tratamientos. Implementamos un plan para garantizar el enlace con las situaciones de urgencia y el seguimiento, para evitar suicidios y otras patologías crónicas. Esas estrategias van a quedar en Salud Mental, por ejemplo. Entonces sí, la pandemia nos dejará las estrategias en términos de acompañar y garantizar cuidados en los pacientes más complejos, y en distribuir los recursos. Son estrategias que van a servir para futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos