Mataban a hachazos a los caballos: Los encontraron ejecutando una yegua a punto de parir

Luego de meses de investigación la Brigada de Investigaciones allanó ayer en Toay el frigorífico ilegal de caballos y encontraron infraganti a un hombre de 35 años en plena faena: se encontraba matando a hachazos a una yegua que estaba a punto de parir, rodeado de gallinas que picoteaban al animal, según confirmaron a BIFE fuentes policiales.

Tres hermanos de más de 35 años eran los cabecillas de esta “mini pyme familiar”, que no fueron detenidos sino notificados por 3 infracciones: el de la ley 817 –que regula el abasto y comercialización de carne-, el de ley 14.346 de Maltrato Animal y, también, por la tenencia ilegal de armas (secuestraron 1 escopeta, 2 carabinas 2 y un revolver 32 sin autorización).

Los integrantes del frigorífico compraban caballos viejos y, en un comienzo, los mataban con carabinas. Pero, luego, al haber quintas cercanas, cambiaron el método para hacer menos bullicio y comenzaron a ultimar a los animales mediante hachazos.

“Hasta que no se cambie la legislación son simplemente infracciones las que incurrió esta familia. Violar la ley 817 es como pasar un semáforo en rojo. La de Maltrato Animal es un poco más severa, porque son dos años de prisión, pero igualmente es excarcelable”, dijo una fuente policial a BIFE.

“Los allanamientos fueron realizados con un veterinario que corroboró el sufrimiento que padecían los caballos, por esta razón incurrieron en el delito de Maltrato Animal. Eran todas muertes indignas”, comentó la misma fuente.

Trabajaban en una quinta ubicada en un predio entre la avenida 13 de Caballería Oeste y Moreno. Ahí se realizaba la faena. En la parte delantera había corrales con caballos y en el fondo el “matadero”. Tenían otros espacios de comercialización y guarda, con freezers llenos de pulpa, carne picada y hamburguesas.

Además poseían máquinas para hacer milanesas y para picar carne. En el suelo, debajo de la faena, tenían una canaleta de cemento que trasladaba la sangre hacía un campo. Era una estructura montada para la producción y comercialización, ya que vendían a través de las redes sociales y en el mismo lugar se veía gente entrar y salir con bolsas llenas.

QUIENES SOMOS

 

Revista pampeana de sociedad, política y cultura. Crónicas, perfiles y entrevistas sobre los temas y personajes del momento, que influyen en la realidad. Espacio de intervención y debate.

redaccion@revistabife.com

 

seguinos